Aceite de Monoï: Propiedades, Beneficios y Usos

El aceite de monoï es una sustancia grasa natural cuya preparación se basa en la extracción y en la refinación del aceite de una especie de cocos que provienen de Tahití. Posteriormente, en este líquido se deberán dejar macerando algunas flores de tiaré (también conocidas como gardenias de Tahití).

Debido a que provienen del mismo fruto, los beneficios del aceite de monoï coinciden en su mayoría con las del aceite de coco. No obstante, son fáciles de diferenciar ya que el primero de ellos posee un aroma característico a gardenias.

Además de su atractivo como agradable aceite aromático, las propiedades de este aceite lo convierten en uno de los ingredientes favoritos de la cosmética dedicada al cuidado de la piel. Especialmente, en productos como bronceadores y protectores solares. Es por esto que el aroma del aceite de monoï es conocido como el aroma del verano.

No obstante, uno de los mayores usos que le da la industria cosmética es para el cuidado y la protección del cabello.

Aceite de Monoï y la Salud Capilar

Además de nutrir y proteger el cabello, el aceite de monoï hidrata profundamente la piel, por lo que el cuero cabelludo también se beneficia de los nutrientes de este líquido graso natural. Asimismo, su capacidad de formar una capa protectora en la piel la convierte en una sustancia ideal a la hora de combatir la resequedad y evitar la deshidratación en esta zona.

Gracias a que es rico en ácido salicílico y alcoholes, este aceite permite purificar y calmar el cabello desde su raíz. En este sentido, no solo mejorará la salud del cabello, sino que estimulará su sano crecimiento

El ácido láurico, entre otros nutrientes inherentes a la composición natural de este aceite, le permite aportar brillo y sedosidad al cabello. De igual forma, vuelven más manejables los cabellos crespos y combaten el frizz.

Beneficios del Aceite Monoï

Entre los beneficios que aportan esta sustancia al cuidado del cabello destacan los siguientes:

  • Es doblemente hidratante
  • Repara el cabello
  • Suaviza las hebras
  • Evita la resequedad
  • Le da más forma y vida al cabello

Uso del Aceite de Monoï en el Cabello

El aceite de monoï es el hidratante perfecto para cualquier tipo de cabello, y entre los tratamientos capilares más populares a base de esta sustancia destacan:

Cuidado de las puntas

Frotando algunas gotas de este aceite en la palma de la mano y aplicar con masajes descendientes, desde la mitad hasta las puntas del cabello. Si se repites este procedimiento diariamente se conseguirá hidratar y cerrar la fibra capilar, y evitar que se quiebren las puntas del cabello.

Aunado a esto, la aplicación del aceite de monoï a diario también funcionará como crema para peinar y hasta logrará que el cabello tenga un agradable aroma durante todo el día.

Hidratación profunda

Para darle vida al cabello con aceite de monoï, solo se tiene que aplicar una generosa cantidad en toda la melena, cubrirla con un gorro de baño y dejar que se absorba el líquido.

Para esto, solo es necesario tomar una hora de tiempo, sin embargo, en caso de un cabello muy seco y dañado, es recomendable dejar que actúe el aceite durante toda la noche. Finalmente, se debe enjuagar el cabello con abundante agua tibia.