Aceite de Ricino: Propiedades, Beneficios y Usos

Usado por los antiguos egipcios por sus múltiples propiedades, el aceite de ricino o aceite de castor es un producto oleaginoso transparente o de color amarillo claro sumamente viscoso.

Se extrae de un arbusto africano de tallo leñoso y grueso con fines industriales ya que es usado para la composición de poliuretanos. Su extracto sirve para elaborar aditivos alimentarios y al refinarlo es útil tanto para la industria farmacéutica como para la cosmética.

Sus elementos componentes le otorgan maravillosas propiedades, muy útiles para el cuidado del organismo, especialmente para el cabello, dado su carácter antibacterial, antiinflamatoria y antifungicida.

Estas extraordinarias cualidades para el cuidado capilar provienen de su naturaleza. Es un triglicérido formado con ácidos grasos y esenciales, tales como el Omega-9, el de mayor proporción, así como de Omega-3 y Omega-6, en menor escala. Además, también están presentes en su composición gran cantidad de minerales, proteínas e incluso de vitamina E.

Pero no todos sus componentes son favorables ya que, tanto en sus hojas, como en sus granos, hay un componente muy tóxico: la ricina. Esto no es más que un veneno que, de ser inhalado o consumido, es capaz de ser aún más letal que el mismo cianuro.

No obstante, carece de tal toxicidad en su estado oleoso, es decir que su aceite se puede utilizar con toda confianza y sin ningún temor a algún efecto adverso para la salud.

Aceite de Ricino y la Salud Capilar

Se puede decir sin ánimo de cometer un error, que este producto tiene grandes propiedades que permiten restaurar las buenas condiciones de un cabello maltratado, permitiendo que sea más brillante, resistente y luzca mucho más sano y hermoso.

Desde su raíz aportará la cantidad de ácidos grasos que requieren tanto el cabello como sus folículos, para estar bien nutrido y evitar su constante caída, la muy temida alopecia.

Además, coadyuva a eliminar o reducir la caspa, dilatar la aparición de las canas, favorecer el rápido crecimiento del cabello, retrasar la aparición de las canas, eliminar tanto los hongos como las bacterias y prevenir o disminuir la comezón del cuero cabelludo.

Beneficios del aceite de ricino

Además de los ya nombrados, entre sus beneficios más destacados están:

  • Dar volumen y brillo al cabello.
  • Evitar el Frizz del cabello dañado y las puntas abiertas del cabello seco.
  • Humectar, desenredar y estimular el crecimiento del cabello.
  • Prevenir o minimizar su caída y la aparición de las canas, además de avivar su color natural.

Uso del Aceite de Ricino en el Cabello

Lo más común es hacerlo más fluido al mezclarlo con otro tipo de aceite, preferiblemente a partes iguales, para luego aplicar sobre el cuero cabelludo y masajear.

Generalmente se recomienda dejar actuar por algún tiempo, muchos indican que sea al menos por 20 minutos, otros afirman que debe actuar por horas e incluso algunos dicen que es mejor retirarlo al día siguiente.

En todo caso se debe retirar con champú, en cantidad suficiente para retirarlo por completo y no dejar trazas de su viscosidad.

Este procedimiento se puede repetir 2 – 3 veces semanalmente, durante 1 mes, para luego hacer una pausa también por un mes y retomarlo en caso de ser necesario

Si se quiere un resultado más brillante y flexible, o con la intensión de hidratar para prevenir las puntas abiertas, se debe aplicar combinado con aceite de coco o aceite de argán y dejarlo actuar durante al menos 20 minutos antes de retirar con suficiente champú.